Buscar
  • NinaOpina

The people v. O.J. Simpson: American Crime Story


Producida por Chip Vucelich, John Travolta y Alexis Martin Woodall esta serie es tan apropiada para estos tiempos, pues cae como anillo al dedo ver la aplicación del poder y sus consecuencias en este mundo tan convulsionado.

Una serie de 10 capítulos, de calidad impecable a mi parecer, y al de muchos pues fue premiada en la más reciente entrega de los premios EMMY, nominada a 22 premios y se quedó con cinco, incluyendo mejor actor en una serie limitada para Courtney B. Vance, quien venció a su coestrella Cuba Gooding Jr., mejor actor de reparto en una serie limitada o película para Sterling K. Brown, quien superó a sus compañeros John Travolta y David Schwimmer, y mejor actriz de reparto en una serie limitada o película para Sarah Paulson. La serie también se llevó el Emmy al mejor guión tras ser nominada tres veces en esta misma categoría. También fue nominada tres veces en la categoría de mejor dirección para una serie limitada, película para televisión o especial dramático para Ryan Murphy, John Singleton y Anthony Hemingway, pero perdió ante Susanne Bier, de The Night Manager, de AMC y ganó el premio al mejor casting y mejor peinado para una serie limitada, película para televisión o especial dramático en los Creative Arts Emmys.

Tras bastidores, el productor ejecutivo Ryan Murphy dijo a la prensa que “en las manos equivocadas, (American Crime Story) habría sido una historia muy amarilla”. Según indicó, “todo el mundo ha trabajado muy duro para que sea algo más profundo, más serio y más moderno”.

“Eso es lo que estamos haciendo en American Crime Story. Estamos interesados en historias de relevancia social. No vamos a hacer el juicio de la semana. Estamos tratando de encender la luz para arrojar una nueva visión y conocimiento histórico sobre algunos de estos casos famosos".


Es sorprendente ver como el matiz racial opaca completamente un crimen que pudo haber sido evitado si la justicia hubiese actuado correctamente un tiempo antes. Un hombre con antecedentes de violencia doméstica en reiteradas oportunidades es absuelto por la tan anhelada y utópica justicia, gracias a la muy eficaz actuación de todo su equipo de defensa encabezado por Robert Shapiro en un principio y a quien más adelante Johnnie Cochran le roba el protagonismo y con gran astucia torna todo esto en un caso de relevancia mundial al hacer ver a su defendido como víctima de una trampa policial tan solo por su color de piel. 

No haré spoiler pero les digo que cada capítulo devela detalles que nos hacen pensar en como el poder en manos de un pequeño grupo defiende intereses muy particulares y que tristemente la sociedad es sugestionable, la fama lo sobrepasa todo, al menos en esta historia.



Entradas Recientes

Ver todo